Experimentando con demonios: Avance crítico de 'El estigma del mal'

Experimentando con demonios: Avance crítico de 'El estigma del mal'Con El estigma del mal, la nueva Hammer apuesta por un cine de género tan trillado como beneficioso, que a menudo funciona de forma correcta en taquilla.


Tras el fracaso que supuso el estreno de Cuarentena Terminal (2011), John Pogue nos trae una obra de temática espiritista, bajo el sello de la resucitada Hammer, en la que demuestra que ha madurado como director en estos pocos años.

El estigma del mal narra la historia de un científico y profesor de universidad que lleva a cabo un experimento, con el que pretende resolver el enigma que se encuentra detrás de los trastornos de personalidad.

Jared Harris, a quién hemos podido ver recientemente en la película Pompeya (Paul W.S. Anderson ; 2014) y ha sido elegido para participar en el remake de la espléndida Poltergeist (Tobe Hooper ; 1982), encarna al profesor Joseph Coupland, un personaje lleno de matices al que, sus creadores, otorgan la misión de mantener la intriga en momentos clave de la película.

Avance crítico de 'El estigma del mal' II

La historia de El estigma del mal se desarrolla en torno a un extravagante “mad doctor”, que llevará a cabo una serie de experimentos con la colaboración de tres estudiantes. El fin de las pruebas es demostrar la teoría de que la actividad paranormal es causada por la energía negativa humana. Uno a uno, los jóvenes irán comprendiendo que han tropezado con una fuerza mucho más aterradora de lo que jamás podrían haber imaginado. A nadie debe extrañar que la nueva Hammer apueste por un cine de género tan trillado como beneficioso, pues a menudo las cintas de exorcismos y demonios suelen funcionar correctamente en taquilla, como demuestra el reciente aluvión de films estrenados en los últimos años, entre los que se encuentran títulos como The devil inside (William Brent Bell ; 2012), El último exorcismo I y II (Daniel Stamm y Ed Gass-Donnelly ; 2010-2013), Líbranos del mal (Scott Derrickson; 2014) o El heredero del diablo (Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett ; 2014) entre otras muchas. Por lo poco que hemos visto de la moderna productora, su intención es realizar películas de corte clásico que mantengan cierto nivel y, al mismo tiempo, recuperen el presupuesto invertido.

Artículo completo en Fanzine Nekrofilms #0 >>

No hay comentarios:

Publicar un comentario